Cuando empecé a correr maratones creía que era imprescindible el uso de geles y que tomar glucosa podía hacer que te diera un “bajón”.

Cuando empecé a informarme por mi cuenta creía que los geles no eran del todo necesarios. 

Cuando empecé a experimentar me di de narices varias veces: problemas estomacales por comer, “bajones” y problemas intestinales y de hidratación provocados por los geles, pájaras por no tomar nada… hasta que dí con una fórmula que me valía.

Pero entonces empecé a preocuparme por tomar cosas lo más sanas posibles.

Y luego empecé con los estudios de nutrición. Y ya no sabía qué leches pensar :p
Y después, ya en modo autodidacta, fue cuando descubrí que TODO depende, pero que hay ciertas estrategias que es muy probable que te lleven a errar (o a acabar con los pantalones por los tobillos detrás de un arbusto).

¿Entonces?

Pues por resumirlo:

– Creo que los geles hay que tomarlos con mucho cuidado y nunca sin haberlos probado. Un gel mal formulado o tomado de forma incorrecta puede acabar con tu maratón. Ten en cuenta que el cuerpo necesita líquido para digerir lo que cae en el estómago. Si se trata de un concentrado de HC va a necesitar mucho líquido que obtendrá de si mismo si no hay un aporte extra que venga de fuera. Es decir, tomar geles puede contribuir a con la deshidratación y calambres estomacales, y eso no mola nada, hazme caso.

– Creo que comer en carrera tampoco es una buena opción si no lo tienes muy entrenado, sobre todo si llevas un ritmo exigente. Vas a meter aire en tu estómago y, además, trozos de alimento que digerir mientras intentas solventar con soltura los peores momentos de esos 42km. Otra cosa es un maratón de montaña o una prueba ultra en la que te paras, comes, retomas a un ritmo lento, etc.

– Creo que hay opciones industriales válidas como Vitargo o Generation UCAN (gracias @ssantiruizg por dármelo a conocer) que son almidones (HC) modificados para dar muy poco trabajo a tu estómago y estar disponibles en sangre rápidamente. Yo he probado Vitargo y nunca me ha dado problemas.

– Creo que hay otras opciones como, por ejemplo, puré de frutas. Si eres capaz de hacerlo casero (plátano y manzana, por ejemplo, o plátano e higo) y envasarlo de algún modo, mucho mejor.

– Y, sobre todo, creo que la mejor estrategia es mantener los niveles de glucógeno en sangre desde el principio de la prueba y no dejar que caigan en exceso. Y eso ¿cómo se consigue? pues aportando HC desde el principio. En mi caso, tomo medio puré de frutas cada 30′ o llevo la mochila con Vitargo y voy aportando según bebo. Si te da igual el hecho de que lo que tomas sea lo más natural posible da igual, te recomiendo la misma estrategia, aporta HC desde el principio de la prueba: 1/2 gel cada 30′ por ejemplo.

Espero que mi experiencia te ayude en algo en tu carrera.

marathon-1649905_1280
La estrategia que a mi me funcionó durante un tiempo, pero que dejé por que quería tomar algo más natural, fue tomar en el km21 un “Pump” gel de Victory Endurance que lleva un vasodilatador y luego, en el 30-33, una pastilla de glucosa.

Nota: todo lo anterior siempre y cuando no seas un ketoadaptado que haya enseñado a su cuerpo a usar sólo grasas como combustible, claro, pero eso son palabras mayores.