Queda una semana. Dentro de 7 días a esta hora estaré comenzando los 42km ¡y tengo
“miedo”! quien haya corrido un maratón sabe de qué “miedo” hablo ¿verdad? esos nervios, esas ganas de que llegue el momento ya de una maldita vez, esas ansias por empezar a correr, esa necesidad de demostrarte que puedes hacerlo de nuevo.

Pero en este caso es algo especial, en este caso cada uno de los 42195 metros (mas o menos, la medición será de GPS) van dedicados a combatir la obesidad infantil, a concienciar(te) de que la industria alimentaria no hace nada bueno por la salud de tus hijos ¡al contrario!.

La recaudación económica no es elevada, como ya esperaba (lo que hay en la plataforma de MuereVacío y 50€ de donaciones en mano), pero eso es lo de menos, lo importante es la difusión y la concienciación.

Me importa que tomes conciencia de que:
– Los refrescos no son refrescos, son bebidas cargadas de azúcar.
– Los zumos comerciales no son zumos, son bebidas cargadas de azúcar.
– NO es necesario consumir azúcar para vivir (no, no lo es, oigas lo que oigas por ahí).
– La bollería, los helados, los dulces de todo tipo no deberían ser un premio para los niños. Haciendo eso conseguimos que el niño asocie dulce con recompensa (aun más). Si quieres premiar a tu hijo, no lo hagas con comida. Deja que salte en un charco, que juegue hasta la hora que quiera y llevale a dar un paseo de noche por el campo con una linterna, por ejemplo, pero no le premies con “comida”.

Me importa que tomes conciencia de que la obesidad infantil es un serio problema de salud para tu hijo y un derroche de dinero en el futuro para nuestra sanidad pública. Los únicos ganadores de esto son las empresas de “comida”.

En 7 días estaré corriendo mis 42km, aportando mi pequeño grano de arena y disfrutando por las donaciones recibidas y por aquellos/as que me váis a acompañar aunque sólo sea un km.

¡Gracias!