Puede ser la lanza, el arco, el cuchillo, la honda o el reloj y las zapatillas, como prefieras, el caso es que nos vamos de caza.

– “Ya se le ha ido la olla otra vez a Luis” 
– Suele pasarme. Corriendo por los montes se me ocurren ideas raras.

Algunos de nuestros ancestros practicaban un método de caza (para alimentarse y sobrevivir) que hoy conocemos como caza por persistencia, puede que hayas oido hablar de ello o hayas leido algo, si eres corredor habitual y te interesa el mundo del maratón.

La caza por persistencia trata de perseguir al animal hasta agotarlo, de PERSISTIR en la tarea hasta que el cazado no puede más y se derrumba por debilidad, por hambre, por sed, fruto de las heridas o por todo lo anterior. La clave es PERSISTIR. 

Pero la caza por persistencia no se trataba de correr durante mucho tiempo detrás del animal, no olvidemos que no había barritas energéticas y que la posibilidad de beber se veia restringida al agua que pudiéramos portar o al que encontráramos en el camino. Correr hasta reventar no parecería lo más inteligente, acabaríamos siendo el cazador cazado. 
No, la caza por persistencia se trataba de andar mucho, trotar otro tanto, esprintar cuando fuera necesario y, en el camino, saltar (un arroyo), reptar (entre la vegetación alta), trepar (un arbol) y hacer cualquier ejercicio o movimiento necesario para ocultarse, superar los obstáculos y PERSISTIR en la caza.

Y creo que ese método de caza se puede aplicar al entrenamiento actual ¿qué tal sesiones de entrenamiento basadas en lo siguiente?
– Alternancia de tramos andando, corriendo y esprintando (la duración y el número de tramos dependerían de cada cazador). Puede ser un entrenamiento de carrera MUY intenso con la variedad que aportan los distintos ritmos, incluso para montaña.
– Con el tiempo se van intercalando otro tipo de movimientos, ya sea entre tramos, ya sea en medio de un tramo. Movimientos aprovechando el terreno o movimientos simulando lo que haríamos cazando (sentadilla, flexiones, dominadas, saltos…). Se me ocurren mil combinaciones para complicarlo y hacerlo MUY entretenido, MUY duro y MUY efectivo.

Yo llevo un tiempo probando, y me gusta.
La gente que entrena conmigo han empezado este mes, espero que les guste, ya se acordarán de mi cuando toque cazar un búfalo en un terreno roto lleno de accidentes geográficos…

Y tu ¿te animas a probar?

Caza por persistencia > entrenamiento persistente.

Un saludo.

Nota: habrás notado que he remarcado (en mayúsculas) la palabra PERSISTIR, es el mensaje oculto de esta entrada. PERSISTIR es la clave de todo en la vida, no sólo del deporte. PERSISTIR es seguir adelante. PERSISTIR es mantener tu sueño e ir a por el. PERSISTIR es entrenar cuando graniza. PERSISTIR es resistir los embites de la pereza, la desgana y el desánimo. PERSISTE.