Tampoco es para tanto hombre, no te enfades, sólo pretendía provocar un poco y, por lo que parece, lo he conseguido. No soy yo nadie para decirte qué te puede gustar o no, estaría bueno, tu decides.

En realidad, con esta entrada quiero explicarte qué considero que es un deporte y por qué considero que todos, especialmente los niños, debemos de practicar alguno. El fútbol sólo me va ayudar a ponerlo como ejemplo de lo que NO es (para mi) un deporte.

En primer lugar ¿qué es un deporte?


Un corredor (el segundo) muestra el camino de meta al primero, que se había perdido (en lugar de adelantarle).

Según la RAE es una “actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y una sujeción a normas

Según yo, un deporte es todo eso pero, además, lleva asociados una serie de valores inseparables que son:

  • RESPETO:
    • Respeto por el rival
    • Respeto por las normas
    • Respeto por los jugadores o competidores 
    • Respeto por los jueces (en cada deporte tendrán un nombre)
  • Compañerismo
  • Trabajo en equipo
  • Humildad
  • Cultura del esfuerzo
  • Honestidad
Y, por supuesto, los beneficios en cuanto a salud física y mental que cualquier ejercicio produce. 

Bien, sólo enumerando esos valores seguro que entendéis por qué creo que el deporte es parte imprescindible de la vida, sobre todo de un niño. Haced deporte y dejad que vuestros hijos lo hagan, merece la pena.

Un saludo.

¡UY! que me olvidaba ¿y el fútbol? pues en el fútbol:
  • No hay respeto por el rival, partido tras partido se evidencian las faltas de respeto entre ellos. Insultos y agresiones están a la orden del día en el fútbol profesional y en el aficionado.
  • No hay respeto por las normas. El que cumple a rajatabla y no intenta engañar al árbitro es un bicho raro.
  • No hay respeto por los jugadores. El público llega hasta el punto de agredir a los jugadores del otro equipo e incluso del suyo.
  • No hay respeto por los árbitros. Siempre se le culpa, se le agrede, olvidando que es una persona.. puede que ni importe si quiera.
  • No hay compañerismo, no son pocos los casos de vestuarios que se tiran los trastos unos a otros y encima lo airean en TV.
  • ¿Trabajo en equipo? por favor, no me hagáis reir… como a un portero le metan 3 goles los tres son culpa suya, no de los 10 jugadores más que hay en el campo y que no han evitado que el balón llegue a la portería.
  • ¿Humildad? las ruedas de prensa y los aparcamientos de los equipos parecen desfiles.
  • ¿Cultura del esfuerzo? lo único que importa es la victoria.
  • ¿Honestidad? con este me da la risa ¿alguien se imagina a un futbolista diciéndole al árbitro “oiga, que no ha sido falta, es verdad” o “si si, ha sido penalty, le he dado”. Diréis que eso sería de tontos y yo pienso que eso sería honesto.
Para mi el fútbol es un negocio, no un deporte, pero lo que más grave me parece es que esa falta de valores se empieza a enseñar desde las categorías de fútbol base. Tus hijos y los míos aprenden a actuar así en el campo desde pequeños… y si se puede engañar en el campo ¿por qué no fuera de el?

Estoy generalizando, por supuesto. Hay entrenadores y futbolistas que son buenos deportistas y buenos preparadores, sin duda, pero son minoría.

¡Ah! que estás buscando ejemplos de otros deportes para atacar mis motivos (los españoles somos muy de eso, atacar los argumentos del otro en lugar de defender los nuestros). Pues seguro que los encuentras, en todas partes cuecen habas, pero en el fútbol las cuecen en ollas en las que caben decenas de miles de personas e ilusiones.

A lo que iba:

Haced deporte y dejad que vuestros hijos lo hagan, merece la pena

En Rugby al árbitro le hablan de usted y nadie le critica las decisiones.

Ya sabes, es mi opinión, ni mejor ni peor que la tuya, sólo mía.