Tal cual lo lees. Suena radical, tajante y estricto, pero es mi consejo y, como tal, así te lo doy.

No voy a contarte nada de la harina refinada, del proceso de refinado o de los efectos del trigo en general, eso es harina (nunca mejor dicho) de otro costal. Hoy sólo quiero recomendarte que no comas pan blanco, basándome en un estudio de investigación publicado el 22/10/2014:

– 9267 universitarios españoles
– 5 años de estudio

Resultados:

– El consumo diario de pan blanco (dos porciones o más) está directamente asociado con un aumento del riesgo de sobrepeso/obesidad.

In English:

– “Consumption of white bread (>=2 portions /day) showed a significant direct association with the risk of becoming overweight/obese.

Y el estudio:

¿Qué es el pan blanco? pues cualquier pan hecho con harina refinada (blanca). Ya sea de molde, del chino o de la panadería del pueblo donde, todo sea dicho, huele de miedo… es pan blanco también.

¿Alternativas? muchas:

– No comas pan (vale vale, esos gritos…)
– Pan de centeno
– Pan de espelta
– Pan integral (hecho con harina integral, no con harina blanca y germen añadido)
– Pan de trigo sarraceno

Y sea el que sea, si no viene en una bolsa cerrada de plástico mucho mejor. Eso si, has de saber que igual que el azúcar, el pan no es necesario para vivir.

Ahora, como siempre digo, tu decides.