¿Pronas?¿supinas?


Seguro que has oido hablar de la pronación, la supinación y los milagros que dicen que hacen las zapatillas preparadas para pronadores. Me recuerda a un conocido anuncio de un condimento alimentario que dice “¿Cueces o enriqueces?” que yo siempre traduzco como “¿Cueces o les enriqueces?” aludiendo al innecesario gasto para dar sabor artificial a la comida (si, la pasta sabe a cartón, que le vamos a hacer… por eso, entre otras cosas, llevo años sin probarla).

¿Qué es la pronación?

La pronación es un movimiento NATURAL y NORMAL del pie en el momento del apoyo. 

Según el instituto de biomecánica de Valencia:

La pronación es un movimiento fisiológico muy complejo que se produce en una articulación situada por debajo del tobillo, la articulación subastragalina.

Dicho movimiento describe una rotación hacia el interior del pie, justo después del contacto inicial que se produce entre el pie y el suelo, durante la carrera.

Cuando caminamos o corremos, la pronación ayuda a suavizar y amortiguar el impacto del contacto inicial, además de ayudar al pie a reconocer el terreno y poder adaptarse a sus irregularidades. Sin la pronación, todo el impacto de cada paso sería transmitido a la parte superior de las piernas y afectaría a la mecánica normal.

Y según ASICS:

La pronación es la rotación del pie hacia el interior cuando caminas y corres. Es parte del movimiento natural que ayuda a las piernas a atenuar el impacto.

Partiendo de esto, la máquina económica que rodea al deportista y sus lesiones (fabricantes de zapatillas, de plantillas, podólogos, etc) apunta a que un exceso de pronación es causa de lesiones.

¿Qué es un exceso de pronación?

No se ponen de acuerdo, quien sabe.

¿El exceso de pronación causa lesiones?

No hay estudios concluyentes al respecto, es más, parece que factores como un exceso de entrenamiento ya sea por frecuencia, intensidad o volumen, son más decisivos que la pronación en la aparición de lesiones.

Según mi experiencia (He llevado plantillas, zapatillas de pronador sin plantillas, zapatillas neutras, minimalistas… y ahora entreno y corro con las zapatillas más baratas que encuentro dentro de mis preferencias) y mis conocimientos (que siempre son menos de los que me gustaría) puedo decirte que:

1º Esta es mi opinión a día de hoy, que no tiene que ser la misma que dentro de un mes (nunca dejamos de aprender) y con la que no tienes que estar de acuerdo.
2º Si, creo que un exceso de pronación puede contribuir a la aparición de lesiones, PERO nunca por si solo. Si tienes un exceso de pronación y entrenas acorde a la fortaleza y adaptación de tus músculos y tendones, y respetas los descansos, no vas a lesionarte. La pregunta clave es ¿qué es un exceso de pronación? yo hablaría más bien de un exceso de entrenamiento.
3º Si, creo que unas zapatillas pueden ayudarte con ese exceso de entrenamiento, PERO si no trabajas la adaptación, la técnica y la fuerza, sólo serán un caro parche temporal.
4º Una caída es más fuerte cuanto más alta. La pronación es una caída del pie hacia el interior > cuanto más alta sea tu zapatilla más fuerte será esa caída.

Resumiendo:
– La pronación es natural y normal.
– Si quieres evitar lesiones respeta los descansos, entrena de forma progresiva y fortalece las cadenas musculares implicadas en la carrera. Trabaja los pies y los tobillos con ejercicios descalzo.
– No tengas prisa
– Intenta comprar zapatillas anchas y no excesivamente altas de talón si tienes tendencia a pronar “en exceso”. Una zapatilla con doble densidad puede ser una ayuda sin interferir demasiado en el movimiento natural del pie. No gastes más de lo necesario, que no te líen.
– Disfruta.

Dudas, comentarios y críticas serán bien recibidas.