Los datos:


Estudio en el que se examinó la incidencia del consumo de carne roja procesada (toda la que ha pasado por algún tipo de fábrica) y sin procesar (toda la que no ha pasado por ninguna fábrica a parte del matadero) en el riesgo de fallo cardíaco.

– 37035 hombres de entre 45 y 79 años sin historial previo de enfermedad cardíaca.
– Seguimiento durante 11.8 años.
– 2891 “incidencias” y 266 muertes se produjeron durante ese tiempo.

Resultados:

– El consumo moderado de carne roja no procesada (comida de verdad) no eleva el riesgo de fallo cardíaco.
– El consumo moderado de carne roja procesada (comida de mentira)  eleva el riesgo, tanto de enfermedad cardíaca (1.3%) como de muerte por fallo cardíaco (2.43%).

¿A que esto no te lo cuentan en tu hamburguesería habitual o en los anuncios de salchichas?

Pero no te lo creas así como así. Investiga, lee, busca y forma tu propia opinión.

Un saludo.

El enlace al estudio (en inglés)
http://circheartfailure.ahajournals.org/content/early/2014/06/11/CIRCHEARTFAILURE.113.000921